¿Qué tipo de mascarilla debo utilizar y cuál es su eficacia?

Como comentamos en el post anterior, existen dos tipos generales de mascarillas: las quirúrgicas y las filtrantes.

 

Si bien ya expusimos sus diferencias, en el post de esta semana os indicaremos en qué situación es recomendable utilizar cada una de ellas y cuál es su eficacia contra el COVID-19.

 

Por un lado, las mascarillas quirúrgicas son recomendables en casos de pacientes diagnosticados con el virus y para aquellos casos que están siendo investigados; también el personal médico que se encuentre en un centro médico deberá llevar una mascarilla de este tipo.

 

Además, según el Ministerio de Sanidad, también se recomienda ofrecer este tipo de mascarilla a cualquier persona que acuda a un centro médico con sintomatología.

 

Por otro lado, las mascarillas filtrantes se recomiendan -según la Organización Mundial de la Salud- para procedimientos de aislamiento o con posible generación de aerosoles infecciosos. Se recomiendan en estos casos mascarillas de nivel FFP2 y FFP3.

 

Por último, en cuanto a la efectividad de las mascarillas, debemos recordar que una mascarilla puede proteger de un posible contagio tanto a la persona que la lleva como a las que están a su alrededor y por eso se recomienda su uso. No obstante, es necesario señalar que una mascarilla por sí sola no proporciona una protección completa, sino que necesita de medidas complementarias -como lavarse las manos continuamente, el uso de gel desinfectante, la utilización de guantes, etc.- para que haya un riesgo mínimo de contagio.