¿Sirven realmente las mascarillas para evitar contagiarse de COVID-19?

Mucha gente se pregunta, debido a los mensajes contradictorios que han emitido las entidades sanitarias sobre el uso de las mascarillas, si estas son o no un activo importante frente al contagio de coronavirus.

Tanta es la confusión que hasta la OMS (Organización Mundial de la Salud), la cual afirmó en un principio que las mascarillas no eran la medida más eficaz ni su uso era estrictamente necesario -reservando la obligación de uso a dos grupos específicos de personas: las personas ya contagiadas de coronavirus y el personal sanitario que se encarga de su cuidado-, ha cambiado de parecer sobre el uso de las mascarillas y el pasado 5 de junio de 2020, y tras lo que denominaron «pruebas que han evolucionado», empezó a recomendar el uso de mascarillas para el público general. Dando carpetazo con esto al resto de mensajes y a la confusión generada.

A partir de ese momento, muchos países comenzaron a establecer como obligatorio el uso de la mascarillas cuando se saliese de casa.

Así que, si bien no hay que olvidar cumplir todas las medidas sanitarias y de seguridad establecidas para que el COVID-19 se propague, las mascarillas también son un activo importante a tener en cuenta junto con los demás y sí que son necesarias para una protección más eficaz.